ENTREVISTA A NACHO SANABRIA

               

Por: Juan Carlos Angel L. (El Sonero de Barrio)  DIC 2005 

 

 

Para los amantes de la salsa que hayan pasado las cuatro décadas y de paso frecuentaron los sitios de baile en los setenta y comienzos de los 80 el recuerdo de los éxitos de Nacho Sanabria es sinónimo de rumba y baile, Mambo Batiri, Sansón Batalla, La Ruñidera, Mulato Rumbero y tantos otros éxitos eran temas que gozaba el bailador, quien además buscaba los discos de Nacho, por cierto escasos en nuestro país por esos días, lo que los convertían en joyas de coleccionistas, hoy está a disposición de nuestros lectores la entrevista realizada por el director de El Sonero de Barrio al veterano sonero puertorriqueño Nacho Sanabria, esperamos la disfruten

                           

    

Háblenos de su infancia y de su trayectoria musical

Nací el 16 de diciembre de 1929, en Cataño (Puerto Rico), un pueblo costero y empecé cantando a capela en la escuela. Soy de una familia pobre, me crié sin padre y he hecho de todo para su subsistir en la vida.

De joven, me trasladé a la ciudad de Nueva York y, aunque no quería ir al ejército de  Estados Unidos, era obligatorio, y terminé en Corea, Hawai, Japón, Filipinas con la suerte que precisamente en el ARMY estaban formando un grupo musical para darle entretenimiento a los demás soldados de  otras  bases y tuve la  surte  de conocer allí a Héctor Rivera, un pianista nacido en Nueva York, de padres puertorriqueños y gracias a él  la pasé bien en el ARMY, pues me sacaron del trajo que estaba realizando.

Luego, al salir del ejército, empecé a cantar en grupos que se formaban en Nueva York en la época, hasta que tuve la oportunidad de integrar una agrupación llamada La Panamericana en la que el director era Kike Rijos, yo era el cantante; luego pasé a la Sonora Neyorqui de Vitín Hernández y después tuve la oportunidad de integrar el sexteto de Gilberto Cruz, pianista ya fallecido.

Seguidamente, pasé a la orquesta del flautista José Fajardo y de ésta, regresé al sexteto de Gilberto Cruz. Luego de la salida de “La Lupe” de la orquesta de Mongo Santamaría, fui su cantante, pero volví después a la orquesta de Fajardo. Transcurrido un tiempo me fui a Puerto Rico porque mi señora había viajado  hasta allí para tener a nuestros hijos –yo no quería que mis hijos nacieran en New York– aunque a petición de mi señora, quien deseó tener el tercer el hijo en New York, allí nació Felipe.

Cuando regresé a Puerto Rico tuve la suerte de entrar al conjunto que tenía Kito Vélez, el trompetista, haciendo coros en su grupo y en el que cantaba un venezolano llamado el “Guajiro” González. Después, Kito disolvió el grupo y regresó a Cortijo y su combo, pero me recomendó con Cortijo y pasé a hacer parte de su orquesta, allí estuve mucho tiempo como cantante.

Cuando salí de Cortijo formé mi propia orquesta, con gente de mi pueblo, éramos siete piano, bajo, conga, bongó, y dos  trompetas y  yo cantando y tocando maracas y se nos dio la oportunidad de grabar con Borinquén Records, compañía a la que doy gracias (en especial a Darío González, dueño de este sello).

Con esta compañía grabé un tema que se llama Alma primitiva, composición de Tite Curet Alonso,  grabé también Oro que brilla y El buena gente que fueron arreglados por Bobby Valentín, luego de llegar a Puerto Rico y no tener orquesta. Valentín trabajó en mi primer LP como bajista, en el piano estaba Ray Cohen –quien había nacido en Nueva York, y se había ido a vivir a Puerto Rico  pasando por la orquesta de Tito Puente–, en la trompeta estaba Fernando Marcano, en la conga Papo Castro, en el bongó, Jaime Concepción y en los coros Pellín Rodríguez y Paquito Guzmán.

Maestro, ¿qué hacen sus hijos actualmente? 

Nachito, el mayor, trabaja en el hotel El Conquistador, propiedad de José Fajardo. Mi segundo hijo, Roberto, estudió para chef en Nueva York y montó su propio restaurante en Cataño (Puerto Rico), llamado El Punto Sabroso; Felipe estudió peluquería, y Tony vive en Nueva York y toca con bandas de americanos.

P. ¿Cómo esta conformada su orquesta actualmente?

Mi primer trompeta es el panameño Emilio Reyes, quien es también el director musical de mi grupo y pasó por la orquesta de Tito Rodríguez. En la segunda trompeta está Simón Rivera, un muchacho que ha trabajado con la orquesta de Willie Rosario; en el bajo, Jorge Rondón, quien ha sido siempre de los principales en mi grupo; en el piano me acompaña Mike Ferrer, nacido en Nueva York –hijo de Claudio Ferrer, un músico leyenda de Puerto Rico., en las congas está Sammy Ortiz y en los bongoes, Checho, quienes son un poco más jóvenes.

En mi más reciente grabación incluí un timbal –que no es un timbal que se toca parado–, es uno de conservatorio, que se toca sentado, quien lo interpreta es Rafael Rivera, que tocó con Tito Rodríguez, Machito, Noro Morales y es conocido en el ambiente musical como “Coky”.

P.¿Cuéntenos el origen del tema ‘Sansón batalla’?

. Esa fue una composición de Antar Daly, un compositor cubano, que también escribió Mambo Batiri. La historia de Sansón batalla es la siguiente: Antar Daly  conoció, durante los años 70, a un personaje puertorriqueño que nosotros llamábamos ‘Sansón’, Antar lo veía siempre en el barrio, trabajando muy duro y batallando día a día para poder comer, trabajaba en lo que fuera y vivía solo; entonces Antar Daly tomó la vida de este personaje y le escribió esta canción. Sansón llegó a ser un gran bailarín profesional, de hecho, cuando yo estaba con Cortijo, el era el bailarín de la orquesta, estuvo con Aníbal Vásquez, el tío de Roberto Roena, en Inglaterra, bailándole a la Reina Isabel.

   

                                                                  DERECHOS RESERVADOS WWW.ELSONERODEBARRIO.COM

Escribe un comentario